Menú Principal

Anexo 4: Proyectos energéticos de autoabastecimiento integrados a la red de distribución

En la red de distribución existe un importante número de proyectos de generación distribuida cuya vocación principal es la venta de energía a través de la red de distribución (conocidos como PMGD). Sin embargo, existe también un creciente desarrollo de proyectos de generación distribuida cuya vocación principal es el autoabastecimiento, es decir, proyectos que se desarrollan en las instalaciones de un cliente o consumidor de la red distribución para auto-proveerse de electricidad parcial o totalmente y eventualmente inyectar sus excedentes a la red. Este Anexo se centra en los proyectos de generación de autoconsumo o autoabastecimiento para facilitar su desarrollo y comprender las alternativas que ofrece el mercado chileno. Los proyectos de autoabastecimiento se pueden agrupar en tres familias, de acuerdo al tipo de regulación que le aplica:

a) Proyectos de autoconsumo sin inyección de excedentes (acogidos a la norma 4 de 2003)
b) Proyectos de autoconsumo con comercialización de excedentes (acogidos al reglamento de PMGD D.S. N°244 de 2006)
c) Proyectos de autoconsumo menores o iguales a 300 kW con inyección de excedentes (acogidos a la Ley 20.571 de 2012 y a la Ley 21.118 de 2018)

Estos tipos de proyectos han sido ordenados de acuerdo a un orden histórico de su regulación y por ello, la madurez y difusión de los pasos necesarios para su tramitación. Mientras los proyectos bajo la norma 4 son comunes y su tramitación es ampliamente conocida, los proyectos acogidos a Facturación Neta (Netbilling) son más recientes, existiendo bastante desconocimiento en torno a su tramitación. A un nivel intermedio de conocimiento y madurez están los proyectos PMGD acogidos al D.S. N°244 de 2006 que ha sido recientemente modificado a través del D.S. N°101 de 2015.

En Chile la regulación intenta realizar un traspaso eficiente de los costos del sistema a los clientes de distribución, lo que genera incentivos al autoabastecimiento, pues al reducir el consumo desde la red, sustituyéndolo por generación local se evitan pagos a la empresa distribuidora.

Este Anexo primero presenta los 3 tipos de proyectos de autoconsumo mencionados anteriormente, pero luego se centra en los proyectos con posibilidad de inyección a la red, es decir, proyectos asociados a Ley de Facturación Neta (Netbilling) y proyectos PMGD, para los cuales se presenta el estado actual en cuanto a número de proyectos y capacidad instalada, se describe cómo se valorizan las inyecciones, el procedimiento de conexión a la red de distribución y finalmente los modelos de negocios disponibles.

a) Proyectos de autoconsumo sin inyección de excedentes (normalmente acogidos a la Norma 4 de 2003)
Los proyectos de autoconsumo sin inyección de excedentes son muy comunes desde hace décadas, pues su uso es obligatorio como sistemas de emergencia en algunos edificios, hospitales y otras instalaciones. La regulación de este segmento contempla sistemas de autogeneración que están imposibilitados de inyectar energía a la red por lo que no valorizan excedentes (no tienen excedentes). Su tramitación requiere una declaración a la Superintendencia con el proyecto eléctrico respectivo, siguiendo el instructivo del Capítulo 14 de la Norma 4. Dichos sistemas se clasifican según su finalidad en las siguientes categorías:

  • Sistemas de emergencia
  • Sistema de corte de puntas
  • Sistemas de cogeneración

Los sistemas anteriores están bien descritos en la Norma 4 por lo que el resto de este Anexo se destina a los proyectos de autoconsumo con inyección de excedentes, los cuales dependiendo del tamaño del sistema de generación y su tecnología se someten a 2 regulaciones distintas: Facturación Neta (Netbilling) o PMGD. Cabe destacar que esta normal al referirse al término de cogeneración apunta hacia proyectos que se encuentran conectados a la red y que abastecen la demanda del cliente en forma conjunta con esta, pero que están imposibilitados para inyectar energía a la red de distribución.

b) Proyectos de autoconsumo con comercialización de excedentes (acogidos al reglamento de PMGD de 2006)
Proyectos de generación de potencia menor o igual a 9 MW conectados a la red de distribución corresponden a PMGD y se regulan mediante el D.S. N°244 de 2006 y la norma técnica de conexión y operación en media tensión (NTCO). Esta regulación aplica con cualquier fuente de energía (no sólo renovables) aunque algunos de los beneficios son exclusivos para fuentes renovables. El D.S. N°244 de 2006 y su modificación posterior D.S. N°101 de 2015 define las etapas, procedimientos y plazos para conectarse a la red así como la valorización de las inyecciones. La norma define aspectos técnicos es la NTCO de PMGD en instalaciones de media tensión. Este marco normativo está orientado a proyectos que si bien tienen primariamente el objetivo de autoabastecer la demanda local del inmueble donde se encuentran instalados, también tienen interés de entrar en el negocio de la comercialización de energía en el mercado eléctrico.

c) Proyectos renovables o cogeneración de autoconsumo menores o iguales a 300 kW con inyección de excedentes (acogidos a la Ley de 20.571 de 2012 y a la Ley 21.118 de 2018)
Los proyectos renovables o de cogeneración menores a 300 kW, típicamente correspondientes a un proyecto de generación residencial, comercial o industrial, se regulan mediante la Ley 20.571 de 2012 (modificada en 2018 con la Ley 21.118 de 2018) y su reglamento D.S. N°71 de 2014. Esta Ley habilita a los consumidores que se encuentren bajo un esquema de tarifas reguladas a inyectar sus excedentes de energía a la red y valorizarlos para reducir su cuenta de consumo eléctrico o eventualmente liquidar los excedentes. La generación puede provenir sólo de energías renovables o cogeneración eficiente. La norma que define aspectos técnicos es la NTCO de equipamiento de generación en baja tensión. Este modelo regulatorio provee simplificaciones y condiciones especiales para proyectos de autoconsumo que no tienen en su giro la comercialización de energía. Si bien pudiendo inyectar sus excedentes y siendo estos valorizados al promedio de los contratos de distribución, dichos excedentes son utilizados para realizar descuento en la facturación del cliente y no para comercializar energía a la red.