Menú Principal

3.1 Fundamento económico del mercado eléctrico

El mercado de electricidad en Chile se ha diseñado de forma tal que la inversión y la operación de la infraestructura energética la realicen operadores privados, promoviendo la eficiencia económica a través de mercados competitivos en todos aquellos segmentos no monopólicos. Es así que en el mercado de electricidad se han separado las actividades de generación, transmisión y distribución, las cuales tienen un tratamiento regulatorio diferenciado. Los segmentos de distribución y la transmisión son regulados y tienen obligatoriedad de servicio y precios fijados. En el segmento de generación se ha instaurado un sistema competitivo basado en la tarificación a costo marginal, fundado en los principios del “Peak Load Pricing”. Es decir, los consumidores pagan un precio por energía y un precio por potencia asociado a las horas de mayor demanda del sistema (ver la Figura 12).

El sistema de “Peak Load Pricing”, teóricamente asegura que, cuando la estructura del parque generador está adaptada a la demanda, los ingresos por venta de energía a costo marginal de la energía (E) [28], más los ingresos por venta de potencia a costo de desarrollo de la potencia de punta (P), cubran exactamente los costos de inversión (I) más los costos de operación (O) de los productores considerados en su conjunto.

El funcionamiento del mercado chileno se caracteriza por la existencia de un mercado spot en el cual el precio de la energía eléctrica corresponde al costo marginal de corto plazo, resultante del equilibrio instantáneo entre oferta y demanda. En Chile, el Sistema Eléctrico Nacional es operado por el Coordinador.