Menú Principal

Anexo 3: Potencia de suficiencia (metodología D.S. N°62)

El objetivo del método de cálculo de la potencia de suficiencia es repartir los ingresos que se obtienen anualmente por venta de capacidad a los clientes de un sistema, entre los propietarios de las centrales generadoras y determinar las transferencias de potencia entre empresas. Ello se determina a partir de la potencia de suficiencia y los compromisos de demanda de punta existentes. De esta forma, cada propietario de medios de generación debe estar en condiciones de satisfacer sus propios compromisos para la demanda de punta considerando su potencia de suficiencia y la adquirida a otras empresas.

A cada unidad generadora se le asigna una potencia de suficiencia en función de la incertidumbre asociada a la disponibilidad del insumo principal de generación que se utilice y la indisponibilidad forzada de la unidad y las instalaciones que la interconectan, caracterizadas por la potencia inicial y la potencia de suficiencia preliminar, respectivamente. El esquema general del procedimiento de cálculo de potencia de suficiencia que establece el D.S. N°62 se ilustra en la Figura 3.

A continuación, se describe cada una de las etapas y los conceptos utilizados en el proceso de cálculo:

Potencia Inicial de unidades generadoras cuya fuente es no convencional
Para las unidades tales como geotérmicas, eólicas, solares, biomasa, mareomotriz, cogeneración y pequeñas hidroeléctricas (hasta 20 MW), la potencia inicial será determinada de forma equivalente a las convencionales, en función del recurso que utilice. Para ello, se considera el peor escenario de disponibilidad media anual de insumo principal que corresponda. La información debe ser entregada al Coordinador por el cada propietario. En caso de no disponer información estadística suficiente, se debe hacer uso de información disponible por zona o región en la cual se encuentra la unidad.

Potencia Inicial centrales hidroeléctricas
Para las centrales hidroeléctricas se utiliza la estadística de caudales afluentes correspondiente al promedio de los dos años hidrológicos de menor energía afluente de la estadística disponible. Para ello, el reglamento (D.S. N°62 de 2006) clasifica las centrales hidráulicas según su capacidad de regulación en: centrales con capacidad de regulación diaria o superior, centrales con capacidad de regulación intra-diaria y centrales sin capacidad de regulación [3]. Además distingue a las centrales hidráulicas en serie.

  • A las unidades generadoras pertenecientes a centrales con capacidad de regulación diaria o superior se les considera una energía inicial igual al promedio de la energía embalsada al 1 abril, durante los últimos 20 años, incluido el año de cálculo.
  • A las unidades generadoras con capacidad de regulación intra-diaria se les considera su capacidad de regulación pero no se le considera la energía inicial.
  • La potencia inicial de las unidades sin capacidad de regulación se determina en función de la potencia equivalente al caudal afluente generable promedio anual de las 2 condiciones hidrológicas de menor energía afluente.

La metodología de cálculo para centrales con capacidad de regulación se realiza por medio de un procedimiento que busca distribuir la energía regulable hidráulica total del sistema siguiendo un llenado de la curva de duración de carga anual. Esto, respetando los modelos de las cuencas hidrográficas. La potencia inicial conjunta (potencia de regulación) obtenida en la hora de mayor demanda es asignada a las centrales con capacidad de regulación a prorrata de la energía anual de regulación aportada al sistema.

Potencia Inicial Térmica
Se determina en base a la menor disponibilidad media anual observada para el insumo principal para los últimos 5 años anteriores al año de cálculo. Si la central demuestra capacidad de operación con un insumo alternativo, entonces la potencia de suficiencia se calculará como una unidad generadora equivalente a partir de las características de operación que posee cada unidad con el insumo principal y alternativo.

Potencia de Suficiencia Preliminar
Para el cálculo de la potencia de suficiencia preliminar se utiliza el modelo probabilístico determinado por el Coordinador, el cual deberá considerar para cada unidad generadora, su potencia inicial, indisponibilidad, periodo de mantenimiento y consumos propios.

En su primera parte, la potencia inicial es reducida por los siguientes factores que dan cuenta de su disponibilidad anual:

  • Consumos propios
  • Mantenimientos programados
  • Tasas de falla (IFOR) y estados deteriorados

Las potencias resultantes de las reducciones anteriores son introducidas en un modelo probabilístico que da cuenta del “aporte a la suficiencia del sistema” de cada central para determinar su potencia de suficiencia preliminar.

Potencia de Suficiencia Definitiva y Margen de Reserva Teórico (MRT)
En esta parte del proceso de cálculo, la potencia preliminar de cada medio de generación es escalada por un factor, único para todas ellas, de manera que la suma de las potencias definitivas sea igual a la demanda de punta del sistema.

Por otro lado, el precio básico de la potencia, determinado por la CNE, incorpora un escalamiento dado por el Margen de Reserva Teórico (MRT) del sistema. El MRT corresponde al mínimo sobre-equipamiento en capacidad de generación que permite abastecer la potencia de punta en un sistema con una suficiencia determinada. Dicho margen es calculado a partir del Margen de Potencia (MP), igual a la Potencia Inicial total del sistema, usando una función lineal cuyo resultado es acotado inferiormente por un MRT mínimo de 10%. La función actúa de forma inversa de modo que a mayor MP se obtiene un menor MRT y viceversa. Para valores usuales de MP, el MRT se moverá en un rango de 10% a 15%.