Menú Principal

2.2 Oferta de energía eléctrica

La Tabla 1 resume la capacidad instalada a diciembre de 2018 en cada uno de los sistemas señalados arriba, desagregada en fuentes convencionales y energías renovables no convencionales. A su vez, la Figura 2 muestra las capacidades instaladas de los sistemas a diciembre de 2018. Información actualizada sobre las estadísticas del sector eléctrico nacional se puede encontrar en el sitio web de Energía Abierta[4].

Fuente: Reporte mensual CNE. Enero 2019. CNE

La oferta de generación, expresada tanto en términos de capacidad instalada como de aporte de energía en el sector eléctrico chileno se presenta en esta sección y está dada fundamentalmente por las inversiones que realizan los agentes y empresas privadas. Últimamente, esta oferta se ha ido expandiendo aceleradamente de la mano de proyectos ERNC. En los últimos años, específicamente a partir del año 2014, la tecnología solar fotovoltaica ha aumentado considerablemente su capacidad instalada, principalmente debido al gran recurso solar presente en el norte del país, los bajos costos de esta tecnología, los cambios regulatorios realizados para poder integrar estos nuevos recursos al sistema eléctrico y la gestión de los terrenos fiscales para facilitar su instalación [5]. Por otro lado, se espera que las inversiones en generación eólica y solar aumenten considerablemente el año 2020, pues como se verá más adelante, este tipo de proyectos tuvo una exitosa participación en una de las más grandes licitaciones de energía eléctrica para clientes regulados realizadas en Chile.

La expansión del parque de generación eléctrica nacional se presenta en la Figura 3 en términos de capacidad instalada por sistema, desde el año 2006 hasta 2017. El SEN (SIC y SING) representa aproximadamente un 98% y los sistemas medianos representan menos de un 1% del total de capacidad instalada del país. En promedio, la capacidad instalada eléctrica nacional se ha incrementado en un 6,7% anual durante los últimos 11 años.

Figura 3: Evolución de la capacidad instalada de generación en Chile
Fuentes: Elaboración propia a partir Anuario Estadístico de Energía 2016 y 2017. CNE.

Durante los últimos 4 años se ha experimentado un importante aumento de la capacidad instalada ERNC, en especial solar y eólica, desplazando a la biomasa y mini-hidráulica como principales fuentes ERNC del país. Es en especial la tecnología solar fotovoltaica la que ha visto el más rápido ascenso, pues ha pasado de 230 MW instalados en el 2014 a más de 1829 MW a diciembre de 2017, además hay 281 MW adicionales en proyectos fotovoltaicos en pruebas (proyectos interconectados en un período previo a la entrada en operación). Similarmente, más de 115 MW eólicos se encuentran actualmente en pruebas, lo que se sumarían al parque actual de 1305 MW (véase Figura 4). Además, se espera que se incorporen 400 MW solares y 375 MW eólicos en proyectos declarados en construcción.

El vertiginoso desarrollo solar se debe en parte a las muy buenas condiciones de este recurso que presenta el norte del país, con la radiación más alta del mundo, disponibilidad de terrenos fiscales para su desarrollo, el bajo de costo de esta tecnología además de las favorables condiciones económicas-sociales del país.

 

Figura 4: Evolución de la capacidad instalada solar y eólica en el SIC y SING
Fuente: Elaboración propia a partir de informe de Capacidad instalada de Generación y el Reporte Mensual ERNC. Enero 2018. CNE.

A pesar del crecimiento explosivo de las tecnologías renovables no convencionales del último tiempo, la oferta de energía eléctrica en Chile todavía se compone fundamentalmente de fuentes de tipo convencional (véase la Figura 5). En términos generales, en Chile una central se llama convencional cuando emplea tecnologías que constituyen el estándar nacional o tradicional y que normalmente corresponden a soluciones técnicas y comercialmente muy maduras. En el caso de Chile, estas consideran las centrales termoeléctricas a carbón, ciclo combinado, motores diésel, turbinas a gas/petróleo e hidroeléctricas de embalse y pasada mayores a 20 MW. Sólo considerando las centrales térmicas (carbón, gas natural y petróleo diésel, sumando 57%) y las hidráulicas (de embalse y de pasada, sumando 27%), la generación convencional aporta con el 84% de la generación nacional. Por otro lado, los medios de generación renovables no convencionales corresponden a los que utilizan las siguientes fuentes de energía primaria: biomasa, hidráulica menor a 20 MW, geotérmica, solar, eólica y del mar. Mayor detalle sobre estas tecnologías y estadísticas de generación se describen en la sección 4.

Figura 5: Generación eléctrica por tipo de tecnología durante el año 2017, 2016 y 2005
Fuente: Elaboración propia a partir de Anuario Estadístico de Energía 2005 – 2015 y 2017. CNE.