Menú Principal

Anexo 4.2 Valorización de las inyecciones de los excedentes de generación a la red

La energía y potencia inyectada a la red de los proyectos acogidos a la Ley de Facturación Neta (Netbilling) por un lado y los PMGD por otro lado reciben diferentes valorizaciones por la energía y potencia que inyectan a la red de distribución. A continuación, se describen los principios de valorización para ambos tipos de proyectos.

A diferencia de varios países desarrollados donde se busca promover e incentivar la generación residencial mediante el uso de Netmetering o medición neta, en Chile se busca establecer tarifas que reflejen los costos reales de suministro para promover la eficiencia en el sistema. Es por esto que se utiliza el esquema de Facturación Neta (Netbilling) . En este esquema, la energía inyectada se valoriza al costo evitado de energía y pérdidas por parte de la distribuidora. Es decir, al costo promedio que la distribuidora deja de pagar por comprar menos energía a grandes generadores (resultados de las licitaciones de suministro reguladas) más las pérdidas medias evitadas por la generación más cercana al consumo o el costo evitado. La medición de energía se realiza para la inyección y los retiros independientemente, y se valorizan por separado antes de realizar el balance monetario. En efecto, los precios de inyección y consumo de energía son distintos para los clientes residenciales BT1, pues este tipo de cliente en su tarifa de energía financia tanto la energía que ocupa como su demanda de potencia, que financia la infraestructura de la red que lo abastece (principalmente la red de distribución). Este tipo de proyectos no recibe un pago para remunerar su potencia.

La valorización de la energía inyectada a la red es descontada de los cargos en la boleta. Si los descuentos exceden los cargos, entonces los remanentes son descontados en las siguientes boletas. Los remanentes que no han podido ser descontados de las boletas después de un cierto periodo definido por contrato son liquidados, siendo pagados por la distribuidora al cliente bajo las siguientes condiciones:

  • Clientes residenciales con potencia conectada hasta 20 kW o personas jurídicas sin fines de lucro con potencia conectada hasta 50 kW recién pago sin condiciones adicionales.
  • Clientes con potencia conectada hasta 300 kW que no estén considerados en la condición anterior, reciben pago en tanto demuestren que sus proyectos fueron adecuadamente dimensionados para no generar excedentes que no puedan ser descontados, vale decir, que hayan sido dimensionados para el autoconsumo.

Los PMGD pueden optar a vender su energía al sistema de costo marginal instantáneo (precio spot) o a un régimen de precio estabilizado que le permite acceder al precio de nudo de la zona donde inyecta. Esta opción de régimen de valorización comúnmente entrega resultados económicos muy distintos y debe ser comunicada al Coordinador, debiendo permanecer un mínimo de 4 años en el régimen elegido.

Si se elige valorizar la inyección a costo marginal, este corresponderá al calculado en la barra de la subestación de distribución primaria que lo alimenta. Bajo este régimen el PMGD se somete a un alto riesgo, pues la variabilidad del costo marginal es alta y depende de muchos factores (uso del agua de los embalses, congestión y niveles de pérdidas de la red, inyección de energías renovables, entre otros aspectos). En el caso de elegir un régimen de precio estabilizado, la energía inyectada se valorizará al precio de nudo de corto plazo de energía de la o las barras troncales asociadas a la barra de la subestación de distribución primaria de inyección. El precio de nudo de corto plazo es calculado semestralmente por la CNE como un promedio de los costos marginales de los siguientes 48 meses (calculados mediante la simulación del sistema eléctrico) y por tanto tiene mucha menor variabilidad que los costos marginales representando un menor riesgo para el PMGD. Las inyecciones de potencia se valorizan al precio de nudo de la potencia, sin importar el régimen elegido.